Noche y Gastronomia

Visitar Poncelet: el templo del queso en Madrid

cheese a on white cheese, Different Sorts a on white Background

El queso es uno de esos alimentos que difícilmente genera adhesiones débiles. O se es quesero o no se es. O adoramos una superficie azulada del mejor de los Stilton o nos repugna su olor excesivo. En Madrid contamos con una de las calificadas por el New York Times como una de las diez mejores tiendas Gourmet del mundo y adivinareis que se dedica al queso.

En Poncelet (calle Argensola 27) nos adentramos en un universo de aromas y texturas difícil de describir. Más de 500 variedades que recorren gran parte de la geografía española y europea, que nos ayudan a adentrarnos en un mundo de posibilidades infinitas. Desde la firmeza y el cuerpo de los quesos de vaca, hasta la cremosidad y la intensidad de las piezas de cabra, pasando por ahumados, quesos crema, azules, bries, aceitaos, Tortas del casar o la Serena, pecorinos, parmesanos, goudas, con especies, cenizas, trufados, en pequeñas porciones, tiernos, compactos, de oveja, artesanos, de leche cruda, pasteurizados y sin pasteurizar y así podríamos perdernos en un recorrido interminable.

En Poncelet, además de comprar, nos enseñan a preparar una cata o degustación desde las intensidades más suaves hasta los más sabrosos, nos aconsejarán de cara a madirar con un buen vino, avisados antes de aquel refrán traicionero “que no te la den con queso”, nos acompañan los manjares con los mejores panes (de bastones salados, a chapatas tersas, pasando por dulces ejemplares con orejones y pasas) y nos dotarán de los utensilios perfectos para tratar a este alimento, ya dulce ya salado, como el rey de nuestras mesas. Así, encontramos queseras, cortadores, fondues. Un mundo perfecto en torno al homenajeado.

En Poncelet buscan además el feedback continuo del cliente con cuestionarios de su experiencia y sus gustos para aconsejarle en próximas visitas. Cuentan además con una maravillosa página web con toda la información que uno puede imaginar sobre el queso así como una potente tienda online que hará las delicias de los más perezosos.

Además aconsejan a profesionales, organizan cursos de catas y caterings alrededor del producto y si alguno se le ha abierto el apetito tienen en la capital, su restaurante Cheesebar Poncelet (Calle José Abascal 61),  donde comer o cenar se convierte en un auténtico homenaje con mayúsculas.