Música y Teatro

We are the mods! (Quinta entrega)

Thejam1Muchos mods, a pesar del franco descenso popular de su estilo de vida, se habían resistido a dejar de ser parte de lo que tanto querían, se negaban a abrazar nuevas modas o tendencias. Ellos siguieron llevando a cabo sus normales actividades pero en otras ciudad y en grupos mucho más pequeños. Ahora Manchester o Liverpool eran los epicentros de la movida y los clubes de northern soul eran la posta de aquel entonces. Pero sin duda alguna, no fue hasta finales de los 70s que la cultura mod logró tomar un nuevo y modesto protagonismo. No por nada se suele decir que ciertos géneros o movidas se toman un período de unos veinte años en hacer su reaparición pública.

La película Quadrophenia, basada en el doble lp de The Who editado en el ’73 y que llevaba igual nombre fue, tal vez, el condimento exacto que hacía falta para que el plato del revival mod estuviera servido. El ya mítico film, que narraba la historia de un joven mod con trastornos de personalidad y describía, a grandes rasgos, el modo de vivir de toda esa generación, causó furor y obligó, un poco, a revisitar todo el legado que había dejado esta subcultura.

El éxito del film entre los jóvenes no se hizo esperar y, al poco tiempo, el Reino Unido estaba viviendo –aunque ya existían algunos indicios previos- una segunda oleada de todo ese estilo de vida que había causado sensación años atrás. Gran cantidad de grupos provenientes del seno del punk inglés y la naciente new wave, adquirieron ribetes mods y reescucharon los discos que los Creation, The Who o los Small Faces habían hecho en lo 60s. La banda de Paul Weller, The Jam, acaso fueron los cabecillas de esta segunda vida mod.

Pero no hay que olvidar, ni mucho menos, a enormes grupos como los Secret Affair, Purple Hearts, Lambrettas o Merton Parkas, todos con un sonido similar, netamente inglés y un poco más energético –punk mediante- que la de sus antecesores directos. También hubo tiempo para el revival del ska. Tan fuerte o más que el de la primera generación. Es que de la mano de ese ritmo jamaiquino de dos tonos surgieron grupos fundamentales como los Specials, los Madness o los Selecters, referentes ineludibles para cualquier fan del ska.

Poco duraría este revival mod. La cultura skin, que no tenía nada que ver con el racismo y la intolerancia en sus orígenes, y la intromisión de ciertas facciones políticas inclinadas al nacionalismo inglés en la misma, empezó a calar mucho más hondo entre ciertos jóvenes. Y todo se fue degenerando. Al fin y al cabo era solamente un revival. Una segunda oportunidad de poder vivir lo que, por cuestiones generacionales, no se pudo antes. Algo muy común en nuestros tiempos.

Fuente: Los Mods y Los Rockers | Los Flechazos: Mod Revival en España

Imagen: Hermanos Temblón