Música y Teatro

We are the mods! (Tercera entrega)

Mod1

Es imposible no hacer referencia a la moda y al buen vestir como un punto máximo de atención para los mods. Ellos gustaban lucir impecables y distintivos. Podían llegar a invertir gran parte de sus ganancias en ese look que los haría ver diferentes a los demás. Ya lo decía –palabras más, palabras menos- el personaje Jimmy Cooper, encarnado por Phil Daniels en Quadrophenia (Franc Roddam, 1979): “yo soy mod para ser distinto a los demás”.

Recordando que el surgimiento mismo del movimiento provino de artistas inspirados en nuevas tendencias visuales, no es de extrañar que este punto identitario haya sido uno –sino el que más- preponderante a la hora de definir el hilo conductor de la cultura. El vestir de ese modo, en ese contexto, significaba para ellos pertenecer a un grupo de avanzada y a la vez marcar diferencias con el resto, sobre todo con otras tendencias nacientes. Así fue, poco a poco, gestándose el imaginario estético mod.

Los hombres llevaban camisas entalladas Ben Sherman, chombas Fred Perry o Penguin, jeans Levi’s 501, camperas Harrington, botas Doc Martens y parkas del ejército, que les permitían sobrellevar el frío a bordo de sus scooters. También los trajes entallados –sobre todo los tonic suits, que cambiaban de color según les diera la luz- eran de uso casi obligatorio los fines de semana, junto a las corbatas angostas.

Las mujeres optaban por los vestidos baby doll, los peinados batidos y tenían como referentes a la archifamosa Twiggy, que estableció de ahí en más un patrón de belleza que aun hoy perdura, y a actrices como Rita Tushingham, recordada por su papel en esa gran película que los mods amaban llamada The knack and how to get it (Richard Lester, 1965).

La famosa escarapela/insignia con los colores rojo, azul y blanco terminó siendo el escudo por excelencia de toda esa generación de jóvenes que buscaban su identidad y un grupo de pertenencia no solo en las ropas y en determinadas conductas, sino también en la música.

Continuará…

Primera entrega | Introducción

Segunda entrega | Los comienzos de la cultura mod

Imagen: Upbeat

  • Pingback: Fred Perry y Paul Weller: una unión a pura elegancia: BlogRopa

  • Pingback: Fred Perry y Paul Weller: una unión a pura elegancia | Blog Ellas