Cine y TV

"X-Men: primera generación" (crítica)

Una nueva entrega de la saga X-Men ha llegado a la cartelera. La quinta película de la franquicia inspirada en los comics de Stan Lee ya se puede ver en los cines mostrándonos como fueron los inicios de uno de los grupos de superhéroes más famosos de todos los tiempos.

“X-Men: primera generación” es una película que, en sintonía con la tendencia de realizar precuelas que hay hoy en día, nos cuenta que es lo que sucedió antes de las otras películas de la saga (a excepción de “X-men orígines: Wolverine” que a modo de spin off, va por su lado). La película nos cuenta como un joven Charles Xavier se ve prácticamente obligado a liderar un equipo de mutantes para salvar al mundo de la amenaza de Sebastian Shaw, un mutante perverso dispuesto a todo para someter a la raza humana.

Ágil, llena de efectos visuales sorprendentes y de giros en la trama que hacen más que llevadera la película, el film, como la gran mayoría de las adaptaciones de comics, se queda a mitad de camino entre respetar el original e imponer una nueva visión de la historia de los personajes.

En principio hay que destacar que los personajes de este “primera generación” de X-Men no son los mismos que los de la primera generación a los que dio vida Stan Lee en los primeros números de los comics. En la película tenemos a Bestia, Kaos, Mística, Banshee, Darwin y Ángel (mujer), mientras que en el cómic teníamos a Jean, Cíclope, Bestia, Iceman y Ángel  (hombre). Esto puede explicarse teniendo en cuenta que los personajes del comic original ya habían aparecido en otras entrega de la saga, ambientadas mucho más adelante en el tiempo (la película transcurre en los ’60). No obstante cabe señalar que en complejo de la saga hay varias incongruencias. En otras palabras, al igual que muchas adaptaciones cinematográficas de comics, esta película se disfruta más si se deja de lado el purismo por la historia original. Además cabe destacar que a lo largo del film hay muchos guiños a las historias de los comics: hay cameos de Wolverine (interpretado por el mismísimo Hugh Jackman), el coronel William Stryker (villano de “X-Men 2” y “X-Men orígenes: Wolverine”) y Tormenta (aparece como muy de joven en una visión del profesor Xavier).

Finalmente, el gran logro de la historia del film es la combinación entre ciencia ficción e historia real: el trasfondo de la guerra entre Xavier y Shaw es el de la guerra fría (aunque los inicios de la historia se remontan a la Segunda Guerra Mundial), más precisamente la crisis de los misiles en Cuba.

“X-Men: primera generación” es una película de acción y ciencia ficción que funciona muy bien como pieza de estos géneros: garantiza vértigo, suspense y adrenalina al espectador, siempre y cuando, este no vaya con pretensiones de encontrar una literal adaptación de los comics de Stan Lee.

Imagen: lavidaeninternet